La vihuela mexicana, que usan los mariachis, es redonda en la parte de atrás, tiene cinco cuerdas y cuerpo de madera, generalmente de caoba. Este pequeño instrumento provee ritmos excitantes y una línea armónica de acordes con rasgueados resonantes.